¡VOLVEMOS A LA CARGA!

Hola de nuevo patitas!

Hemos estado un tiempo fuera de aquí, en parte por falta de tiempo, pero también por falta de buen material para poder subir fotos, vídeos y textos con mucha más facilidad.

Por fin nos hemos renovado! Y ahora sí que podréis ver más a menudo los consejos que vaya subiendo para que la vida con vuestro peludo sea mucho más llevadera.

Actualmente, como algunos ya sabéis, Mis patitas tiene una cuenta de Instagram y otra en Facebook en las que, de vez en cuando, iré subiendo alguna cosilla relacionada con la educación canina o con planes que podéis hacer juntos. Así que os animo a que le echéis un vistazo.

En el último post os comentaba la importancia que tenía para nosotros y para nuestro perro el tener un paseo tranquilo y cómo podíamos conseguir esto.

Pues bien, en el post de hoy quería hablaros sobre los distintos tipos de correas y su función/utilización. Al principio es normal tener dudas sobre cual es mejor y cómo utilizarla en el paseo, así que, ¡Vamos allá!

Lo cierto es que existen un montón de tipos de correas para nuestros peludos, sin embargo, debéis saber, que lo que más cuenta durante el paseo es nuestra forma de manejarla. A través de la correa nosotros le transmitimos todo a nuestro perro, con lo cual, tenemos que tener claro previamente que es lo que queremos transmitirle, para que él nos entienda y para que haya buena comunicación posteriormente.

Entonces, ¿Cuál es la mejor correa para el paseo? Primero, me gustaría recalcar que las correas extensibles NO SON BUENA IDEA. Pueden resultaros cómodas, y es incluso entendible, ya que si no soltamos a nuestro perro por la razón que sea, esto les da flexibilidad a ellos para que olfateen y para que se muevan y nosotros podemos frenarlos cuando queramos. Sin embargo, soy de las que piensan que esto no lo es todo, porque a través de la correa extensible no le estamos transmitiendo absolutamente nada al perro, no existe comunicación, y esto puede provocar que el perro no nos haga caso. Además pueden ser peligrosas, ya que se nos pueden escapar, y en caso de no estar frenada, la empuñadura iría directamente al perro. Esto además de hacerle daño, puede asustarlo y acabaría teniendo miedo, con lo cual este tipo de correas, no las recomiendo.  

Desde mi punto de vista, y sobre todo, desde el punto de vista muchos educadores caninos, la mejor correa para un buen paseo con tu peludo, debe medir entre 1’50 y 3 metros de largo.

Esto te permite tener un buen manejo de tu perro, y en ocasiones de la situación, porque son correas fijas. También las hay con distintos tipos de posiciones. Este tipo de correa es muy útil, ya que lleva unos agarres a diferentes alturas, y puedes ajustarla en función de lo que vayas a hacer en ese momento.

Algo muy importante, que no debemos olvidar nunca, es el material de la correa. Las correas que nos pesan a nosotros y a nuestro peludo, como son las de metal, DESCARTADAS. Pueden hacernos mucho daño, y además de eso, no son nada cómodas durante el paseo. Lo ideal sería tener una correa fina o con goma en el agarre. Esta es muy cómoda porque no pesa nada, nos permite dejarle espacio a nuestro perro cuando llegue el momento y podemos volver a recogerla sin problema.

Todavía hay mucha gente que utiliza correa extensible o una correa demasiado corta. Si eres una de esas personas, ¡anímate a dar el cambio!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *