El estrés en el perro

Probablemente más de una vez os habéis fijado en los movimientos de vuestro peludo, ¿Verdad? Algunas veces nos resultan graciosos, y otras no tanto. Y es que, cuando nuestro perro reacciona ante algo, lo puede hacer de muchas formas, pero sea como sea, su reacción suele ser siempre por algún motivo concreto.

Hoy quiero hablaros sobre el estrés en el perro, algo que es muy importante que entendamos, ya que, ellos al igual que nosotros, también lo sufren y nos envían señales cuando no se sienten cómodos ante una situación. Estas señales son muy fáciles de ver, sólo basta con prestar un poco de atención.

Tenemos que tener en cuenta que el estrés no siempre es malo. Lo que sí es malo, es que el perro no sepa gestionarlo bien. Un perro que no tiene una buena gestión del estrés, puede tener una mala reacción en un momento dado, incluso cuando él realmente no es así.

Algunas de las diferentes señales de estrés que puede mostrar tu peludo son:

  • Estereotipas. Las estereotipas son movimientos que el perro repite sin parar y sin ningún fin. Por ejemplo, hay perros a los que, en un momento determinado se les da por ladrar en exceso y a otros por perseguirse la cola. Este último es muy común y es una señal de estrés muy clara.
  • Jadeo en exceso. Lo normal, es que nuestro perro expulse el calor de su cuerpo a través del jadeo después de hacer alguna actividad, como jugar o correr. Pero si, en una situación normal, de repente comienza a jadear, eso quiere decir que algo le incomoda.
  • Rigidez. En una situación de estrés, veremos que, en general, el cuerpo de nuestro perro está rígido, en tensión. Lo notaremos sobretodo en la rigidez de la cola. Esta es también una señal de estrés muy común.
  • Hiperactividad. Un perro que es incapaz de estar tranquilo, se considera un perro hiperactivo y estresado. Y es que, de alguna manera tienen que descargar toda la tensión que tienen acumulada: por ejemplo, corren mucho y necesitan mucha actividad.
  • Relamido constante. Si le estamos haciendo algo a nuestro perro, y vemos que se relame en exceso, quiere decir que lo que le estamos haciendo no le gusta. Al igual que lo haría si está ante una situación que no le agrada sin necesidad de contacto físico. Esta también es una señal de estrés muy clara.
  • Exageración a la hora de reaccionar. En el caso de que nuestro perro ya ladrase anteriormente por la calle, o reaccionase de malas maneras ante otro perro, si está estresado, lo hará de una forma más exagerada e intensa. Si por el contrario, antes no lo hacía y ahora sí, quiere decir que sufre estrés.

Aunque hay alguna más, estas son señales muy comunes y, desde mi punto de vista, bastante fáciles de apreciar. Gracias a que sabemos interpretarlas, podemos evitarnos algún que otro problema reaccionando a tiempo.

Con lo cual, para mejorar la gestión del estrés de nuestro perro, o para evitar que lo sufra desde el principio hay muchas opciones que os explicaré en el próximo post. Os adelanto que, podemos decantarnos por los juegos de búsqueda, por ejemplo: esparcimos varios premios por el suelo para que los encuentre. Esto hace que su mente se libere. O existen también lo que llamamos, jornadas de reducción de estrés.

Y vosotros, ¿Habéis notado algún comportamiento extraño en vuestro peludo últimamente? Si es así, o si queréis comentar alguna señal más de estrés que conozcáis, ¡Me gustaría leeros!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *